domingo, 24 de mayo de 2015

Barbotear

Por ©José Manuel Beltrán.

Cuando un periodista escribe en un blog, aún formando este parte del periódico para el que trabaja y donde además tiene la responsabilidad de redactor jefe en Marbella, lo hace a título personal. Saber diferenciar la opinión de la información es una de las primeras cuestiones, básicas por otro lado, que te enseñan en la Facultad de Periodismo.

Viene esto al caso en relación al artículo publicado por Héctor Barbotta, el pasado jueves en la sección Marbella Blogs del Diario Sur, titulado “Fronteras”. Para que el lector tenga una mejor comprensión del tema, y queriendo yo diferenciar lo que es información de opinión, al final de este artículo les dejo el enlace al mismo.

Comienza el mismo alegrándose que, en la campaña electoral para estos comicios municipales que votamos hoy, no se haya introducido el debate de dónde viven los candidatos a ser Alcaldes o Alcaldesas, y que debemos “..celebrar como síntoma de madurez..” Sin embargo, no parece trasladar esa madurez al tejido social de Marbella puesto que aquí sí, ese tema, ha sido punto de polémica.

Polémica al parecer injusta, y de escasa importancia, según el criterio del Sr. Barbotta. Y es que según él  Ángeles Muñoz -y desde tiempos anteriores a este asunto-, vive en terrenos con competencia urbanística y de gestión de Benahavís aún cuando se encuentren, según lindes históricas de 1.873, en la demarcación de Marbella. Es decir, se reconoce que alguien ha invadido competencias sobre terrenos que no le corresponde; y alguien, también, se está beneficiando de ello.

“Las lindes no son más que líneas difusas que la mayor parte de las veces se atraviesan sin percatarse de ello”, escribe el Delegado de Sur, en Marbella. No cabe duda que, en el sentido estricto de la frase, esto es así. Sin embargo, la realidad y la legalidad demuestran que uno no puede atravesar la línea difusa de la propiedad de otro sin incurrir –digámoslo de forma suave- en atropello; en usurpación e, incluso, en delito. El expediente de Alteración de Lindes, actualmente en procedimiento, viene a suponer que terrenos que forman parte del patrimonio de Marbella –y que están considerados como rústicos- pasen al municipio vecino de Benahavís, allí considerados urbanizables. Que “circunstancialmente” en esos terrenos –y muchos más- se encuentre la propiedad de la Alcaldesa parece no tener la suficiente importancia para el Sr. Barbotta, aunque sí para una buena parte de la población marbellí y para el resto de fuerzas políticas, más allá del Partido Popular.

No parece que esto, en contraposición a la opinión y defensa del asunto que hace el Sr. Barbotta, parezcan (y cito de nuevo palabras textuales del periodista) “aldeanas reivindicaciones fronterizas”. El sentido despectivo del término: inculto, rústico; no hace más que colocar en su sitio a quien desprecia a todos los ciudadanos que han iniciado una lucha en defensa del patrimonio de todos. Quizás decirle –y estoy seguro que muchos coincidirán conmigo- que me tomo esa ofensa como un piropo. Me siento orgulloso de sentirme un aldeano de esta ciudad que me ha acogido –hace ya 25 años- con total cordialidad; creo que a usted le pasó algo parecido.

Su barbotear o barbullar en este asunto le hace cometer errores de apreciación –no sé hasta que punto interesados- similares a los de un paleto de ciudad. Este ciudadano, que hace muchos años se sintió así cuando abandonó la ciudad para conocer el mundo rústico, las aldeas, los pueblos, ha tratado de aprender de ello. Quizás, en la Facultad de Periodismo eso no se enseña pero –ya le digo yo- que si se quiere, se aprende. Salud, ciudadano Barbotta.

martes, 12 de mayo de 2015

La última cena con el Rey.


Presenté este relato al II Concurso de Relatos de Marbella Activa, siendo elegido el mismo entre los diez finalistas. Ya ahora es ocasión de compartirlo con todos vosotros.

Dedicado a mis nietos: Ángel, Martín y David.

por José Manuel Beltrán.

TÍTULO:  LA ÚLTIMA CENA CON EL REY

            La invitación recibida, esta vez de forma verbal, le cogió totalmente por sorpresa. Ni siquiera llegaba a encontrar explicación de cómo él, un simple ciudadano de la localidad, sin ningún mérito especial salvo el bagaje acumulado en la mochila de la vida se podía ver incurso en tal acontecimiento. Aún así, inmediatamente hizo suyo ese halo de gloria que suponía estar entre los elegidos sin mayor empecinamiento que hiciese resaltar su incredulidad. No reparó más en ello. De forma lenta sus párpados acusaron el cansancio de la intensa pero gratificante jornada. Con tan solo cuatro años, un mico –así es como solía llamar de forma cariñosa a su nieto- le dejaba totalmente derrotado cada vez que le visitaba.

domingo, 26 de abril de 2015

Una mudanza transitoria

por José Manuel Beltrán.

Debía de haberlo hecho ya hace bastante tiempo; la culpa, como siempre, es solo mía. Es evidente que tengo un poco abandonado este blog. Esta querida ventana no abre sus puertas tan a menudo como yo quisiera quizás, vete tú a saber, porque mi mente está en otras cosas.

Ya sabéis, y el que no lo supiera ya se lo recuerdo yo ahora, que este ciudadano tiene otro blog abierto, de viajes para ser más específico. Su título: Parada y Fonda de un viajero. Es allí donde me he estoy volcando más en participar. Poco a poco estoy llenando de contenidos esta ilusionante aventura.

En busca de la utopía

Por José Manuel Beltrán.

Inmediatamente después de terminar el visionado de Utopía, el excelente documental de Lucho Iglesias y Álex Ruiz que nos muestra que otro estilo de vida es posible, a uno le entran ganas de no despertar de ese sueño; de ponerse a la acción –que ojalá fuese coincidente con muchas más personas- y de sentirse vivo, de verdad.

Utopía es una palabra que, sin necesidad de ser pronunciada, destila belleza por sí misma. Pero la palabra en sí, como casi todas, queda hueca si no existe un real y verdadero contenido en ella. Ese contenido sólo lo podemos dar nosotros: las personas, los ciudadanos.

jueves, 8 de enero de 2015

CARTA ABIERTA A LA ALCALDESA DE MARBELLA

CARTA ABIERTA A LA ALCALDESA DE MARBELLA.

Estimada Alcaldesa/Estimada María Ángeles/Estimada ciudadana:

En primer lugar permíteme, aunque solo sea por una cuestión de edad (por mi parte), que emplee el tuteo a lo largo de estas líneas. Creo que el lenguaje coloquial –que además te gusta a ti realizar en muchas de tus intervenciones al dirigirte a los ciudadanos de Marbella y San Pedro- es más directo, cercano y entendible para todos en contraposición, en muchos casos, al lenguaje político.

Soy un ciudadano normal y corriente de Marbella. A diferencia de ti, no estoy adscrito a ninguna organización política, aún cuando ambos podemos ejercitar nuestra libertad para hacerlo. Pienso, razono y me manifiesto por mí mismo –alguna que otra vez ¡no lo dudes! erróneamente- sin que ningún partido político u organización me dicte aquello que debo expresar, donde o con quien tengo que reunirme, o que debo apoyar. Sinceramente, quiero llegar a pensar que tú te encuentras en esta misma situación.

jueves, 28 de noviembre de 2013

Todos, no somos iguales ante la ley.

por José Manuel Beltrán

Estoy hasta las narices de las prebendas que disfrutan algunos, como es en el caso de la justicia -por no nombrar otros-, y que hacen totalmente inválida esa frase constitucional (Artículo 14, Título I), de que todos los españoles somos iguales ante la Ley. Por cierto, también invocada en fechas no muy lejanas por la máxima autoridad del Estado.

jueves, 25 de julio de 2013

Tragedia en el día del Apóstol Santiago

Foto Fuente: La Voz de Galicia.
La celebración del Día Nacional de Galicia queda ensombrecida por el accidente ferroviario ocurrido en la tarde de ayer en el que se siguen contabilizando más muertos.

El tren Alvia, Madrid-Ferrol, se encontraba a escasos kilómetros de la estación de Santiago de Compostela después de más de seis horas de trayecto. Más de 240 personas ocupaban sus vagones, entre pasajeros y tripulación, cuando en una maldita curva, y al parecer por un exceso de velocidad (extremo este escrito con toda la prudencia del mundo), se ha producido un descarrilamiento que arroja un terrible balance de víctimas. A la hora de escribir estás líneas, oficialmente, los muertos ascienden ya a 78 a los que habría que añadir -esperemos que no- el de muchos heridos graves y en situación crítica.

lunes, 19 de marzo de 2012

¡Felicidades, CIUDADANOS!

Aún cuando tiempo hacía que no trasladaba mis sentimientos a este blog, hoy no podía fallar. Antes que nada, comenzaré por la consabida, tradicional y comercial felicitación para todos los papás que se completará y extenderá a todos los José. Como está feo que yo me felicite a mí mismo, deciros que yo me quedo al margen.

Realmente el sentido del artículo no es otro que ensalzar lo que, a efectos legales, se nos otorgó hace hoy dos siglos. La consabida Constitución de 1.812, la popularmente denominada “la Pepa” y de la que hoy concelebramos el segundo centenario, otorgaba en uno de sus artículos un cambio sustancial en la denominación de quienes amparaba. Los hasta ese momento considerados siervos del rey pasaban a tener la consideración de ciudadanos, regulándose múltiples derechos hasta ese momento irreconocibles. Si cabe, el de más importancia, era el derecho político para ejercitar e intervenir en el gobierno del País, relegando a la monarquía a una figura institucional y separando, de forma clara, los poderes fundamentales del Estado.

viernes, 17 de febrero de 2012

El respeto

por José Manuel Beltrán.

Hacía bastante tiempo que no me sentía como un "urbanita". Ha sido hoy, aunque podría haber ocurrido cualquier otro día, saboreando tranquilamente un café en un bar de esos denominados de pueblo. Por suerte, todavía se conservan lo que yo denomino esencias de nuestra cultura; raíces tan profundas como nuestra propia vida.

 La ciudad aglutina a muchos individuos, cada uno con sus usos y costumbres pero difícilmente armonizados. La individualidad, la competitividad, el anarquismo del yo -que es lo mismo que decir egoísmo-, supera con creces a la espontaneidad, a las reglas socialmente marcadas o a los usos y costumbres, esta vez no los individuales sino los generalmente aceptados por todos. Los tiempos cambian, es verdad, pero no tanto como explica la frase de esa celebre zarzuela, de cuyo nombre ahora no me acuerdo. Lo que es seguro es que somos nosotros los que cambiamos.... una barbaridad.

sábado, 27 de agosto de 2011

Carta de despedida.


por José Manuel Beltrán.

Desde la última remodelación, finalizada poco antes de las elecciones municipales, el parque contaba con el mismo número de árboles que antes, si bien los bancos se habían reubicado adecuadamente para poder guarecerse del astro rey. Aún así, Jenaro, prefería solazarse en el más cercano al estanque; elegido éste por su mayor frescor ambiental y por su menor distancia a la fuente que, de forma continua, dispersaba el chorro de agua ligeramente más allá de los límites del estanque. Pocos minutos después del mediodía, como si de un ritual se tratase, había terminado la somera lectura del periódico. Lo relacionado con la economía seguía acaparando su mayor atención, y era este detalle lo que denotaba su anterior profesión. Sin embargo, en ocasiones, la reiteración de tantas malas noticias, a sabiendas que ya no tendría que interpretarlas profesionalmente, le hacían sucumbir en un ligero sueño.

martes, 16 de agosto de 2011

Solo restan, 9 días hábiles


por José Manuel Beltrán.

El mes de agosto se acaba. Lo siento por los que todavía le queden vacaciones, por los maestros, por todos los ciudadanos de Pijolandia que pululan desde hace unos días por Marbella (ciudad en la que resido) y que no me dejan pasear tranquilo, cenar en ningún sitio de los de costumbre sin tener que esperar cola, hasta para tomarme un helado. Lo siento, por todos vosotros-ustedes incluso por los que, desgraciadamente, no han podido tomarse unos días de vacaciones –siempre bien merecidas aunque se esté en paro- pero, nadie va a cambiar que, más o menos, queden 9 días hábiles para finiquitar este mes de agosto.

sábado, 23 de julio de 2011

Los ojos no sirven de nada a un cerebro ciego.


por José Manuel Beltrán.

No quiso abrir sus ojos, simulando seguir encerrada en la carcasa del sueño que acababa de terminar. Aún cuando lo recordaba como placentero, un escalofrío recorrió todo su cuerpo que se desparramaba desnudo sobre la cama. Con la punta de uno de sus pies logró alcanzar la arrugada sábana desplazada en el punto más lejano de la cabecera del catre.

Fueron suficientes unos suaves tirones, en los que el dedo gordo cumplió perfectamente con su misión, para que Alicia pudiese acariciar con los dedos de su mano la ligera prenda. Encogido todo su cuerpo en estado fetal, poco tiempo pasó para sentir en su piel los primeros síntomas de placer. El escalofrío se diluía y, al escuchar el sonido de la puerta cuando se cerraba, decidió que sus ojos continuarían en la misma posición.

sábado, 26 de marzo de 2011

Atraco, sin mano armada

Artículo publicado en el diario Marbella Express hoy, 26 de marzo de 2011

Por José Manuel Beltrán.

De todos ya es sabido, y desgraciadamente de un tiempo a esta parte cada vez más, las penurias que están padeciendo muchas familias españolas consecuencia de la denominada “crisis económica”. Hago constar que cuando hablo de familias, por mucho que les pueda doler a algunos, englobo a todas; es decir, también a las constituidas por personas del mismo sexo. La crisis no está respetando a nadie, ni siquiera a los que disponen de cualificación, preparación, experiencia, espíritu aventurero comercial y menos, por supuesto, a los trabajadores por cuenta ajena que son la mayoría. 

Es así como la Seguridad Social ve reducida su recaudación ante la ingente baja en sus registros de autónomos y trabajadores con cifras cada vez más alarmantes y que pueden hacer peligrar el sistema. No debemos olvidar que una persona dada de baja no representa tan solo una menor recaudación, dado que ese mismo hecho conlleva un mayor gasto al tener que satisfacer la cuota de su desempleo. De esta forma a los gestores les resulta muy difícil poder cuadrar las cuentas y ese es el motivo por el que retoman, con mayor esfuerzo si cabe, la labor inspectora para levantar bolsas de fraude.

miércoles, 16 de marzo de 2011

Abdulah (Re-edición). Homenaje

por José Manuel Beltrán.

Publiqué este mismo artículo, allá por mayo de 2.010. Su desarrollo está contemplado como un relato breve en el que, como en todos los también escritos y rubricados por mí, intento reflexionar sobre cuestiones, más o menos habituales.
Desde hace seis días, todos los medios de comunicación nos vienen impactando con imágenes y noticias sobre la terrible desgracia ocurrida en Japón. Es así como, el debate sobre la energía nuclear traspasa la línea de lo científico, de lo político para adentrarse en la seguridad de nuestro planeta; para reflexionar sobre si nuestra existencia tendrá fecha de caducidad.
Os dejo con lo escrito en mayo. Todo lo demás, ciudadanos, queda a vuestro buen juicio.

Abdulah.

Mirando hacia la colina, las nubes despuntaban con su color grisáceo una incesante descarga de todo tipo de elementos, bien fuesen líquidos, sólidos o eléctricos. Los animales, presagiando el devenir, habían desaparecido; sin embargo, en la lejanía, todavía se podían ver a los que, por sus incapacidades físicas o por su enfermedad, su movilidad era más torpe. Abdulah, en función de su cargo dentro de la tribu, ordenó que todo el mundo recogiese los enseres más imprescindibles. No tardaron mucho en hacerlo pues los mismos eran de escasa cuantía; y es así que todo el poblado inició su camino por la misma sendera que los animales habían utilizado.

Quien hubiese ordenado que los cielos se portasen de tal forma no reparó en la magnitud de la catástrofe. No hubo ningún tipo de clemencia para nadie. Los cadáveres se acumulaban en el remanso de las aguas y fueron, muchos más, los que yacían envueltos en lodo y barro. La inmensa sabana se había convertido en un océano gigante de olor putrefacto. Al cabo de varias semanas Abdulah, a duras penas, bajó de la colina mostrando interés por un destello procedente de un árbol que, milagrosamente, se mantenía erecto. Le costó mucho esfuerzo llegar pues, como consecuencia del lodo, el peso que soportaban sus piernas hacía muy lento su caminar. Cuando, por fin lo hizo, observó a un hombre blanco cuya cabeza estaba resguardada por un casco metálico de color amarillo. Su vestimenta, si bien muy sucia, era extraordinariamente peculiar y nada acorde al lugar. Un traje, sin costuras y de una sola pieza, que cubría hasta sus pies. Al lado y entre las ramas, como si la providencia quisiera dar respuesta a lo sucedido, pudo ver una enorme placa metálica que justificaban los destellos. En ella se podía leer: Nuclear Station of Kinsaha. Danger. No Entry.

jueves, 10 de marzo de 2011

Eurocaraduras

por José Manuel Beltrán

El Parlamento Europeo, en la presente legislatura (2009-2014) se compone de un total de 736 diputados, originales de los 27 países miembros de la U.E. De ellos, un total de 50 europarlamentarios son de procedencia española. El Parlamento Europeo tiene dos sedes principales: Bruselas y Estrasburgo. En esta última se celebran, durante una semana al mes, los plenos parlamentarios. A su vez, en Luxemburgo, se ubica la secretaria general y los servicios administrativos.

¿Qué cuánto gana un eurodiputado o europarlamentario?.

miércoles, 9 de marzo de 2011

Viaje y lista de bodas a la carta

Por José Manuel Beltrán

Me lo estoy pensando “muy mucho”; mejor dicho, me lo estoy pensando, pero que muy poco. Después de recibir una invitación de boda –a la que no podremos asistir, por eso de la distancia y otras causas- y leer la original reseña informativa del enlace ( ya se sabe: la familia tal y la tal, tienen el placer de invitarte al enlace de sus hijos, Pepito y Pepita, que se celebrará en…. “ya no es en iglesias o parroquias, ahora son colegiatas, catedrales o similares”; para después –sigue la misiva- desplazarnos a yo que sé cuántos kilómetros… “porque ahora está de moda celebrarlo en fincas, parajes naturales o cortijos” y terminar –cómo no- solicitando confirmación de asistencia; después de todo esto decía, se adjunta otro pergamino dónde se adjunta la información práctica.